Iron Fist: Una primera impresión de la nueva serie de Marvel y Netflix (sin spoilers)

Por Camilo Lehnebach Bravo (@lajenbajen)

Como todos los que visitan este sitio y escuchan el programa saben, este viernes 17 de marzo fueron liberados, finalmente, los 13 episodios de Marvel’s Iron Fist. La serie, de la que he hablado muy poco, presenta al último superhéroe previo a la reunión de los personajes de Marvel en Netflix en The Defenders. Por esta razón, su llegada no solo significa una nueva figura en el MCU, sino que el paso final -y de momento, más importante- de cara al gran evento que tendremos seguramente a mitad de año.

Hace poco más de una semana, diversos medios digitales tuvieron la posibilidad de ver los primeros seis episodios de la serie y las reseñas fueron bastante sorpresivas. El comentario general era que estábamos ante “el primer fracaso de Marvel en Netflix“. Tanto así que su valoración en la siempre citada Rotten Tomatoes es, al momento de escribir esto, de un 19%.

Lo cierto es que en la madrugada de hoy (a las 04:00 de Chile), los trece episodios fueron puestos en la plataforma streaming para ser vistos por todo público. Y, como buen servidor nerd, ya vimos los primeros seis capítulos de la serie. Así que, a continuación, procedo a comentarla. Y tranquilo, porque no encontrarás spoilers.

Lento, pero seguro

A diferencia de otros superhéroes, la historia de Puño de Hierro podríamos decir que tiene dos orígenes; uno con los acontecimientos que lo llevaron a ser Iron Fist, y otro relacionado con su regreso a New York luego de diez años afuera (en la serie, quince años).

La serie se hace cargo de ambos “orígenes” y se esmera en presentarnos con lujo de detalle al personaje y su mitología. Si lo llevamos a términos cinematográficos, podríamos decir que los primeros tres episodios serían el primer acto de una película. En ellos se nos presenta a Danny, lo que ha sido su viaje y en qué se ha convertido durante estos quince años fuera. Todo esto enmarcado en su lucha constante por ser reconocido ante un mundo que lo dio por muerto.

¿Es lenta esta parte? Sí, no lo negaré. Pero también es cierto que su lentitud está asociada a la presentación del personaje, sobre todo para aquellos que no lo conocen. De hecho, en comparación a otras producciones de Netflix -no solo de Marvel-, el recurso del flashback es usado escasamente. El inicio se centra, principalmente, en mostrarnos la adaptación de Danny Rand al New York del 2017.

Luego de estos primeros tres episodios la serie comienza a soltarse. De hecho, me atrevería a afirmar que ahí comienza realmente. Las conspiraciones empresariales y la conexión con un viejo enemigo del Iron Fist empiezan a crear una trama que se hace muy interesante de seguir. Comienzan a aparecer nuevos personajes, viejos conocidos -o conocidas, en realidad- y las distintas historias de los protagonistas comienzan a soltarse en los capítulos cuarto y quinto.

Las Artes Marciales

Así como Luke Cage surgió a partir del blaxploitation (movimiento artístico centrado en hacer películas protagonizadas por gente de raza negra), Iron Fist nace como respuesta al fenómeno de las películas de artes marciales protagonizadas por Bruce Lee. Por lo tanto, éstas últimas son parte vital y constitutiva del personaje. El Puño de Hierro es un sujeto muy influenciado por la cultura asiática, no solo por ser un artista marcial entrenado durante toda su vida, sino que también por la fuerte visión budista del mundo que lo acompaña. Y eso, tenía que estar en la serie.

Con respecto a la religión no hay problema, vemos a Danny citando a distintos filósofos zen en los primeros episodios, y la forma en la que actúa con el resto demuestran que realmente es así, y no estamos ante una fachada. El problema, sin embargo, está en las coreografías.

A pesar de que vemos constantes escenas de enfrentamientos (unas más breves que otras), creo que el principal problema está en la dirección (cómo fueron filmadas y editadas). Al ser Iron Fist un artista marcial que ha sido entrenado durante toda su vida, las escenas de acción tenían que ser muy superiores a lo ya visto, por ejemplo, en Daredevil.  Y es en esta búsqueda que creo que la serie pierde el camino, porque muchas de las secuencias son cortadas para que podamos ver el detalle en la técnica de Rand, lo que a la larga le quita dinamismo a la secuencia.

¿Son malas las peleas en Iron Fist? No. ¿Son tan destacadas como debían? Tampoco.

Danny Rand, The Living Weapon.

Como dirían en el fútbol, vamos a la pelotita, o en este caso, el superhéroe. Danny Rand es un tipo cuya personalidad está marcada por dos cosas: las artes marciales y la infancia reprimida. Al haber estado en una ciudad de la que no podía salir durante diez años (quince en la serie) su única opción fue entrenar y seguir entrenando, lo que lo llevó a ser digno de ocupar el manto del Iron Fist. Y en la serie vemos eso.

Finn Jones da vida a un Danny que es muy profundo en sus reflexiones pero que también confía demasiado, demasiado en las personas. Es alguien que está recién comenzando a lidiar con esto de ser un superhéroe (aunque aún no se habla explícitamente de eso), su nombre empieza a aparecer entre las sombras y se nota que no sabe muy bien cómo actuar ante las situaciones que se le presentan.

Personalmente, veo al Danny de los cómics en la serie. El chico divertido y reflexivo, que no está muy interesado en el mundo empresarial pero que se aprovecha de él para ayudar a quienes considera que lo necesitan. Un amigo de sus amigos y que, fiel al estilo de Peter Parker, sabe que con un gran poder viene una gran responsabilidad.

Eso sí, un gran problema que creo que tiene la serie es que le cuesta encontrar su identidad, lo que, de alguna manera, se manifiesta en su secuencia de créditos iniciales. Así como Daredevil contó la historia de una persona que luchaba contra sus constantes dudas sobre lo que hacía, Jessica Jones la vida de una mujer violentada que se refugia en el alcohol y Luke Cage lo que implica ser afroamericano en Estados Unidos, Iron Fist deambula entre lo calculador y frío que puede ser el mundo empresarial y las enseñanzas espirituales de las  artes marciales, sin embargo, los primeros seis episodios me dejaron con la sensación de que no se supo congeniar ambos elementos, o, en su defecto, profundizar alguno de los dos.

Para ir cerrando, es importante recordar que seis capítulos no alcanzan a ser la mitad de la serie, así que siempre puede mejorar o empeorar en la recta final. Lo importante, como siempre, es que cada uno la vea para ir creándose su propia opinión.

Como fanático del personaje y alguien que ha estado esperando la serie desde que se anunció, debo decir que hasta el momento estoy muy conforme. Y a pesar de que tenga sus vicios -como todas las adaptaciones-, me gusta la propuesta que se plantea y cómo se está llevando a cabo. Las series de Marvel y Netflix se piensan y ejecutan como producciones de alto nivel, y Iron Fist mantiene esa tendencia. Tal vez no sea la mejor de las que hemos visto hasta ahora, eso obviamente se puede discutir, pero lo cierto es que sigue manteniendo la calidad de sus predecesoras.

¿Y ustedes, ya comenzaron Iron Fist? Si no es así ¿qué están esperando?

About Camilo 231 Articles

Si no hablo de superhéroes, hablo de teleseries. Power Ranger retirado.

1 Comentario

  1. Ahora que la vi, con estos tibios reviews como que todos tenian la esperanza de que fuese algo decente y no, es muy mala: la trama esta contada en aburridas oficinas y cuando hay accion es muy generica, los personajes secundarios son mejores que el protagonista y aun asi todos son muy superficiales, ni el protagonista sabe porque esta ahi.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Revelan arte conceptual de “The Defenders” – GENERACIÓN VHS
  2. ¡Rankeamos las tres mejores temporadas de “Power Rangers”! – GENERACIÓN VHS

Deja tu opinión

Tu dirección de email no será revelada.


*