Behind the scenes: Así fue el retorno de Generación VHS

Por LAMA (@LAMAdridalfredo)

El número del regreso era el 13… el número del que muchos se escapan… el número con que incluso el propio Gran Z (Jorge Zabaleta) auguraba un difícil debut (spoiler). El número que después de nuestro último show el 24 de febrero se nos vino encima. Como en las películas, los comics y los videojuegos, nuestro cambio de casa fue una apuesta, la más grande hasta hoy en el universo VHS. Súmenle los esfuerzos que hizo Z por tenernos en sus filas y el estudio que se habilita en abril con el streaming de TV.

Los VHS no hablamos mucho antes del 13, casi como evitando el tema. Había inquietud y nos dábamos cuenta que las expectativas crecían en las redes sociales… ¿funcionarían las cosas como antes? ¿Lograríamos la química con el Maestro? ¿Haríamos el especial de animé? ¿Sacaríamos o nos sacarían humito?

Cuando llegó el día, prendimos el piloto automático: Ruso pasó a buscar a mi casa un celular para poder tener los audios de Whatsapp (hoy debería estar), hablamos un poco de la pauta y me puse a escribir. La cita era en la radio a partir de las 20 horas, y en el estudio actual no cabíamos todo, por lo que optamos por darle a cada uno su espacio, partiendo por Claudio. Camila aparecería el miércoles y finalmente Shazam el viernes. Además todos sabemos que Shazam que necesita un perímetro amplio para moverse.

Llegué en punto y en el estacionamiento me topé con el Gran Z, que venía relajado en short y chalas, para hacernos la previa. No se complica: sólo los grandes y/o los rostros de supermercado viven así. Al subir al piso 16, había papas fritas, maní y chelas: ese fue el primer golpe para sentirnos cómodos y relajarnos (y recordar nuevamente al supermercado auspiciador). Uno a uno fueron llegando al patíbulo Ruso, Salfate y finalmente Claudio. El maestro se sumergió en las redes sociales, Ruso y Claudio conversaban del sitio y de sus planes de dominación planetaria, mientras en silencio yo tomaba cerveza. En lo personal estaba ansioso. Incluso el Ruso me dijo (utilizando la psicología soviética): “Yapo perro, haces esto todos los días”, y es verdad… pero no es lo mismo, nunca lo será. También era la prueba de fuego para la legión, ¿será cierto tanto cariño? ¿Nos seguirán donde vayamos? Como me escribió Camilo en un mensaje (en lugar de estar escribiendo para el sitio): “acá se va a saber si somos de cartón o no”.

Mientras nuestras miradas iban y venían entre el estudio y el “living” de la radio, el Gran Z junto a su partner Jorge Núñez cantaban como un niños chicos (o como nerds borrachos, hay que decirlo), las canciones del Festival de los Robots, Centella, Marco, y todo el repertorio que cualquier calcetinera del Capitán Memo sabe de memoria. El ambiente era inmejorable, y ya estábamos ansiosos.

Fieles al estilo VHS, le metimos un poco de miedo a nuestro controlador Niño Nuevo. Le preguntamos si había visto Star Wars y aseguró que se ha deleitado con toda la saga. Incluso el Gran Z nos dijo: “yo vi las antiguas”… Era el empujón que nos faltaba, estábamos en familia. Finalmente, y aún algo tensos, tomamos posición… el Ruso montó un celular para transmitir desde Facebook Live y nos dispusimos para hacer lo que “mejor” sabemos hacer: Generación VHS.

Luego, sólo magia: La conversación fluyó, el maestro demostró con creces que este es el espacio donde realmente tenemos lo mejor de él, Claudio soltó las joyas de siempre y Ruso por fin expresó uno de los conceptos que no lo dejan dormir desde que vio la película de Kong: la ausencia de sus genitales.

Las redes sociales estallaron: era imposible leer todos los mensajes y sentimos el cariño incondicional de ustedes. Incluso me atrevo a escribir que la Legión creció. En una hora y media hicimos la mitad de la pauta y reventamos el hashtag #GVHSenradioZ. Incluso el mismo Z, quien se quedó a escuchar el programa y oficiar como improvisado Community Manager, nos hacía gestos (no obscenos) con las manos a través del vidrio indicando que estábamos entre los Trending Topics nacionales en Tuiter.

Terminó el show, y salimos con una ovación (más bien imaginaria), sin entender del todo lo que había pasado. Estuvimos media hora más de lo pactado, y podríamos haber seguido. Los Jorges estaban felices y nosotros con una sobredosis de cariño. El Gran Z nos comentaba que habíamos competido contra la Sub 17 y los capítulos finales de alguna teleserie (luego nos hablaría de los besos cuneteados, de fotos con Chewbacca y algunas anécdotas irreproducibles), y el otro Jorge decía que la conversación había estado de lujo y no había decaído nunca. Claudio revisaba su teléfono y decía: “está la cagá, es imposible responder todos estos mensajes”, Ruso celebraba con una cerveza y el maestro fumaba con una sonrisa en la cara y asegurándonos que “la hicimos de taquito”.

Bajamos las revoluciones, conversamos un poco y abandonamos la radio. Llevé a Claudio a su casa, que dejó sus últimas fuerzas del día en darnos lo mejor de él en el show (al hombre lo estrujan en su vida civil, sépanlo). Mientras iba a mi casa, el grupo de whatsapp de GVHS estaba “on fire” como dice la Camila. Llegué, destapé una cerveza y me puse a leer todos los mensajes, en realidad estábamos todo los GVHS en eso, y obvio, tratando de responderles. La ansiedad se fue, la sensación de haber cumplido es la mejor que existe, porque finalmente hacemos esto para y por ustedes, hace mucho dejó de ser nuestro show.

El martes despertamos como ganadores, nos sentimos como se deben sentir los jugadores de la selección chilena cuando ganan, es más, el primer mensaje del whatsapp de GVHS lo dejó Claudio: “Hoy estuve tapado con pega y reuniones… y con caña de éxito”. La mejor y más dulce de todas las resacas. Gracias muchachos… hoy y siempre, somos Legión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2 Comentarios

  1. Wena,

    Ya había leido esto, pero me saltó de nuevo en el navegador…
    en fin
    Dejo un saludo y felicitaciones por el programa ql weno.

    Grande GVHS csm

Deja tu opinión

Tu dirección de email no será revelada.


*