Kao, el primer superhéroe chileno

Por Moisés Hasson* (@moiseshasson)

Dentro de la corta y la hasta hace no mucho, poco creativa vida de los superhéroes chilenos, de repente se encuentran sorpresas.  Una de estas es, sin dudas, el primer personaje chileno de este tipo: Kao, con su supernave Or y su esposa Nea, que formaron un equipo que se enfrentó a peligros espaciales que intentaban apoderarse de nuestra querida Tierra.

En la revista El Cabrito, a contar del número 353 de la semana del 28 de que junio de 1948, se dio comienzo a la corta pero intensa vida de Kao. Solo dos aventuras de este personaje, que tiene más del Flash Gordon de las seriales de cine que del personaje de historieta, vieron la luz . Sus dos páginas estaban estructuradas no como una secuencia de cuadros ordenados, sino más bien como una secuencia de imágenes orientadas a través de una figura central, y que representaba el elemento de ambientación de la historia que se narraba en ella. Por otro lado, el sentido de la aventura impuesto es trepidante, aún dentro de las limitaciones de las dos páginas, y siembre buscaba dejar atrapado al lector para que esperara con ansias la forma en que nuestro héroe se salvaría en el próximo capítulo, de igual forma que los “clifthangers” que se usaron en las seriales de cine en los años 30.

En la primera aventura, que se extendió por tres semanas, lo vimos enfrentar la invasión de habitantes del planeta Venus. Nuestros superhéroes usaban capa, antifaz, casco si correspondía y la clásica parafernalia de este tipo de personajes. En este período los dos autores Damián Reyes (historia) y Zúñiga Riveros (dibujo), logran instalar los personajes y armar el concepto que ya desarrollarían con mayor largueza en la siguiente aventura, que comienza en el número 356.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se puede observar en el título del trabajo el orgullo que sus autores muestran por ser chilenos: dice expresamente “Novela escrita y dibujada por chilenos”. En esta segunda aventura la trama es más compleja, pero la estructura de las planchas es semejante. No se sostiene la historia en cuadros ordenados y secuenciales, sino que se busca mantener una sensación de acción por el uso de imágenes de tamaños disímiles y que cubren la página, más que ser una ordenada serie de cuadros.

Otro dato interesante de destacar es la relación de la pareja protagonista: son un matrimonio. Curioso, ¿cierto?  Personalmente creo que es una concesión a las normas morales imperantes en Chile, de forma tal que se pudiera disponer de una co-protagonista femenina sin que pareciera moralmente reprobable, más aun pensado que la publicación estaba orientada a un segmento infantil.

Respecto de los autores ha sido imposible averiguar más, o saber siquiera si continuaron con sus trabajo en los comics. Lamentablemente, la revista El Cabrito dejó súbitamente de publicarse en el número 362, del 29 de septiembre de 1948, quedando inconclusa la segunda aventura, luego de publicar un total de 14 interesantes páginas, que se suman a las seis de la primera aventura para formar el total de 20, que conforman la completa obra de Kao.  Para la pareja creadora fue ciertamente un golpe, y así alcanzaron a demostrarlo en la última plancha en donde, en vez del tradicional “Lo sabrán Uds. el próximo miércoles”, escribieron “¡Lamentamos interrumpir aquí esta serial CHILENA, que tanto les ha agradado queridos lectores!

En esta revista se publicaron además una serie de aventuras de ciencia ficción de artistas nacionales, en algunos casos adaptaciones de obras de autores clásicos (Wells, Rosny), o en otros casos obras de autoría local, como ocurre ahora con el reconocido Kao, el primer superhéroe chileno.

Aventuras de Kao

  • Kao Contra el planeta Venus en  El Cabrito 353 (28/Jun/48) al 355.
  • Kao y los criminales de la Luna en El Cabrito 356   al 362 (29/Sep/1948) incompleta por cierre de la revista.

* Moisés Hasson es un conocido investigador de la historieta chilena. Ha publicado los libros “Comics en Chile, Catálogo de revistas 1908-2000” y “Pin-up, Comics Picarescos en Chile”, bajo el sello NautaColecciones Editores. Hoy prepara una antología de historieta política. Puedes leer más de sus trabajos en su blog.

Sé el primero en comentar

Deja tu opinión

Tu dirección de email no será revelada.


*